¿Falsos Instructores? Cliché artemarcialista

  • Escrito por:  Jaime Costeira Aguilar, Noda, Chiba, "Japón"

He leído muchas veces en páginas personales de “instructores de artes marciales” un apartado en sus lineas de menú sobre este tema. Dedican tanta energía a escribir sobre esto que me hacen cuestionar sus habilidades. Son individuos que cimentan toda su experiencia en documentos otorgados por las instituciones a las que pertenecen, no son capaces de reconocer las habilidades de nadie más, y bajo estas coyunturas parafernálicas se dedican a adoctrinar las mentes de sus alumnos para hacerles sentir temor en sus corazones, suprimiendo en ellos la capacidad de investigar, de preguntar y de poner en tela de juicio la palabra misma del instructor. Si bien en las disciplinas marciales existe desde siempre la jerarquía como método de control, ya deberían de haber deducido que el maestro no es más que el primero entre los iguales.

A titulo personal, siempre dudo de todo, por eso es que nunca he tenido la determinación de poner en manos de “ninguna persona” mi lealtad; la lealtad es inmutable y jamás debería de ser otorgada sin mutualidad. Ha sido triste ver pasar a varias personas por mi dojo sin que hayan logrado comprender esto, creo que es porque están acostumbrados a obedecer, a no sentir en su pecho ese instinto que nos advierte sobre la verdad, una verdad que deberían haber comprendido por juicio propio a través de sus sentidos: viendo, sintiendo, escuchando y percibiendo. Sin embargo su insatisfacción por el conocimiento transparente los arroja a las manos de “maestros histriónicos” que lo único que pretenden de ellos es poseer un “cliente” más que alimente su ego con obediencia absoluta.

¡Quién se atreva a señalar debería hacerlo cara a cara en el tatami! No creándose una imagen a través de fotografías o videos editados, mucho menos con artículos tendenciosos en sus propias páginas.

¿Qué es más falso que sistematizar el conocimiento? ¿Qué es más falso que practicar técnicas anacrónicas en escenarios controlados? ¿Qué es más falso que vender acrobacias de circo por técnicas ancestrales?

Las personas interesadas en iniciarse en este camino deberían preguntarse: ¿para qué quiero aprender? Y no, ¿porqué quiero aprender?

¡Busca practicar con gente real en escenarios reales! Con armas, golpes y técnicas reales. No aprendas coreografías de tatami, la seguridad no es un juego, cuida tu cuerpo porque la vida no retoña.

En mi experiencia puedo manifestar que nunca he entrenado con personajes falsos, todos y cada uno de ellos se han mostrado ante mi tal cual son y, esto me ha permitido ver en ellos mismos, lo que no quiero en mi. Un verdadero maestro no necesita alumnos que asientan cuando el asiente o que se inclinen cuando el se inclina. Lo que necesita es poner en riesgo su técnica, su palabra y su experiencia, para poder evolucionar.

©2018 Costeira Dōjō